Sobre los khakis



La razón por la que a los pantalones de algodón se les conoce como khaki, es precisamente por el color. Los de tonos más oscuros son los más formales, puedes usarlos para ir a la oficina, pero asegúrate de que estén bien planchados (recuerda que los verdaderos khakis son 100% algodón y, por ende, tienden a arrugarse). Los tonos más claros son más versátiles, de preferencia úsalos para salir a pasear o a una reunión familiar, por ejemplo.


Evita los bolsillos rectos y opta por los oblicuos, hacen menos bulto y son más cómodos.


Es vital que tus khakis sean del tamaño preciso, si la parte inferior del pantalón luce muy abultada es mejor que lo lleves donde un sastre. Recuerda que si vas a remangar tu pantalón, el tamaño del doblez debe tener aproximadamente 2 cm y que a lo más puedes doblarlo 3 veces (dependiendo del grosor del khaki), no olvides que no es necesario que, luego de remangarlos, ambos dobleces estén a la misma altura; es más procura que esten levemente desiguales para conseguir una apariencia más confortable.


Olvídate de los khakis con pinzas, estéticamente no te favorecen en nada y además están pasados de moda. Preocúpate por que tus khakis sean del ancho preciso, ni muy entallado, ni muy sueltos; puedes optar por los clásicos rectos o por los más modernos, que son de corte estrecho y con cintura ligeramente baja.

Con tecnología de Blogger.