¿Cómo vestir para ir a la oficina en verano?

Trabajar en verano generalmente resulta muy incómodo gracias a las altas temperaturas que, muchas veces, nos hacen pensar si verdaderamente existe una alternativa más fresca a la ropa con la que vamos cotidianamente a la oficina. Es cierto, hay factores como el cargo que uno desempeña, el tipo de empresa en la que trabajamos y el ambiente en el cual lo hacemos, que influirán en el tipo de ropa que debemos usar, pero, dentro de cada uno tenemos opciones más frescas para aliviar, en la medida que sea posible, la incomodidad que provocan las altas temperaturas en tu desempeño laboral.

Si eres de los que trabajan en una agencia de publicidad o empresas en las que la ropa de trabajo es muy informal, sólo preocúpate por usar ropa de materiales ligeros y lo suficientemente suelta como para que haya una buena ventilación, lo demás dependerá de tu estilo personal.

Pero si lo tuyo es un trabajo de oficina en el que tienes que ceñirte al business casual como código de vestimenta cotidiano, debes tener en cuenta que no vas a necesitar vestir de terno para verte bien, deja eso para las reuniones importantes de tu trabajo y preocúpate por darle una imagen más moderna y casual-elegante a tu ropa de oficina, con prendas que resulten ligeras y cómodas para combatir el calor.



Es verano, así que no dudes en prescindir de un blazer, puedes llevar tu camisa de manga larga sin nada encima con total libertad. Combínala con unos pantalones de vestir ligeros y unos zapatos a juego con ambos (y, aunque no aparece en la foto, no te olvides de usar correa). Marca tu estilo con detalles en tu camisa o zapatos que realcen tu outfit, pero no abuses de ellos. Y no olvides que no sólo de blanco y negro vive el oficinista, aprovecha que es verano para darle una dosis de color a tus outfits, sólo ten presente que éstos no deben ser encendidos, una dosis de tonos pasteles quedaría muy bien.


Si en tu trabajo te permiten llevar un estilo más informal, recurre al uso de versiones más casuales de prendas clásicas de la oficina, tal como en la foto de arriba. Complementa con accesorios como un maletín, bolso o clutch, para darle una imagen más oficinista a tu look y nunca consideres las camisas de manga corta como una opción, recuerda que es preferible remangar tu camisa manga larga (hasta el antebrazo, nunca pasando la altura de los codos) antes de caer en el uso de las de manga corta.


Hay situaciones en las que es preferible llevar puesto un blazer para no desentonar con la ocasión. Pero si el blazer te resulta sofocante e incómodo, un cardigan será tu mejor aliado. Elige uno de color sólido o con un detalle sutil, y de un material muy ligero. Recuerda no abotonar el último botón y procura que las mangas de la camisa sobresalgan un poco del cardigan, esto para darle una imagen más formal.


Pero si el aire acondicionado de tu oficina te brinda un ambiente laboral muy fresco, no dudes en llevar un blazer como complemento de tu outfit. No te limites a los clásicos blazers azul marino o negro y apuesta por otros colores o aquellos que tengan estampados de cuadros o rayas, y úsalos con una camisa desabotonada para los días en los que no necesites verte estrictamente formal. Aprovecha que es verano para darle uso a tus pantalones blancos y combínalos con mocasines, y no olvides que, para obtener una imagen un poco más formal, el color de tu calzado debe ser el mismo del de tu correa.


¿Y qué me dices de combinar un pantalón blanco con un blazer y zapatos del mismo color? ¿queda perfecto, no? No olvides que si tu ropa de oficina va a llevar algún tipo de estampados, éstos deben ser muy discretos y deben mimetizarse perfectamente con lo que llevas puesto.


Por último, no podemos dejar de lado esos momentos en los que vamos a necesitar vestir un terno, ya sea para una reunión importante con el jefe, directivos, clientes o algún evento institucional que requiera máxima formalidad, asimismo va para quienes, debido a su cargo, deben hacerlo todo el tiempo. En estos casos ni las altas temperaturas son pretexto para dejar de usar terno, vamos a necesitar ponernos uno sí o sí. Para ello, debemos preocuparnos por elegir los que tengan los materiales más ligeros, así como el tipo de terno: un terno de uno o dos botones nos vendría bien, con uno de tres botones sólo conseguiremos reducir considerablemente la ventilación de nuestro cuerpo, lo mismo sucede con los ternos de saco cruzado, evítalos en verano. 

Una vez que ya sabemos el tipo de terno que necesitamos (de un material muy ligero, con el blazer de uno o dos botones y de abotonadura simple), tenemos que elegir el color. Recuerda que es verano y los colores claros son tus mejores aliados, así que piensa en el gris, azul claro o khaki como tus mejores opciones, compleméntalos con los clásicos ternos negros o azul marino oscuro para variar de acuerdo a la ocasión y apuesta por los cuadros príncipe de gales o la raya diplomática como los estampados que favorecerán tu estilo y la elegancia de tu traje.

Eso sí, nunca, pero nunca uses un terno con camisa de manga corta, pues en las normas del vestir elegante las camisas de manga corta no existen, así que nos aguantamos el calor (aunque con encender el aire acondicionado se soluciona el problema) y nos ponemos una camisa de manga larga con nuestro terno para la oficina, pero una de algodón y muy ligera para no sofocarnos.

Espero que estos consejos te den ideas de cómo ir a la oficina este verano y hayan aclarado tus dudas.
Con tecnología de Blogger.