Sobre los botones del saco


21/02/13  El abotonar correctamente el saco es muy importante a la hora de vestir un traje, tan importante como llevar unos pantalones bien planchados o unos zapatos perfectamente lustrados. Para lograrlo, solo debemos recordar una regla sencilla: "A veces, siempre y nunca". Estas palabras nos servirán siempre. A continuación te mostramos cómo funciona:

Para el caso de sacos con botonadura simple, la regla se aplica así:

Saco con un botón: Siempre abotonado
Saco con dos botones: El de arriba siempre abotonado, el de abajo nunca.
Saco con tres botones: El de arriba a veces (aunque es preferible que lo lleves abotonado), el del medio siempre y el de abajo nunca.

La única ocasión en la que puedes, y debes, desabotonar el saco de tu traje, es cuando estás sentado. Se recomienda hacerlo por cuestiones de comodidad, para que la parte delantera no se arrugue o la zona trasera de los hombros no se suba y provoque arrugas en la zona del cuello. Siempre que lo hagas, tómalo como una buena excusa para lucir mejor la corbata.


En el caso de los sacos cruzados, al igual que los de botonadura simple, la regla indica que el último botón siempre debe estar desabotonado. La diferencia entre ambos radica en que los sacos cruzados no se deben desabotonar por ningún motivo.

Fácil, ¿no? Recuerda que estos tips no son cuestión de modas pasajeras, sino que son parte de un dress code que se debe seguir cuando se usa un traje. Recuerda también que estos tips también aplican para cuando usamos blazers en situaciones menos formales (con jeans o con unos chinos, por ejemplo).

Ahora que lo sabes, ¡a ponerlo en práctica!
Con tecnología de Blogger.