Chompas de punto grueso


Cuando acabó el otoño, las chompas ligeras terminaron oficialmente de cumplir su propósito y, aunque aún podemos usarlas bajo una casaca, abrigo o blazer, su versión más abrigadora, las de punto grueso, han tomado su lugar para convertirse en nuestra mejor aliada para los próximos días fríos. Y es que, a estas alturas del invierno, ¿quién puede decirle que no a una gruesa y abrigadora chompa?

Por sí solas estas chompas ya tienen textura, gracias a que la lana con la que se confecciona es más gruesa, sin embargo, son sus diferentes tipos de tejido (como el famoso punto trenzado, por ejemplo) los que le aportan más personalidad y las hacen perfectas para darle un plus a nuestros looks de invierno.

Recuerda, el "secreto" está en sacarle el máximo provecho a sus texturas. 






Puedes optar por una chompa cerrada o abierta, de cuello redondo, cuello tortuga o con el famoso cuello shawl que tanto está de moda. Lo importante es que no las dejes de usar este invierno pues, como ves, razones no faltan. 

Y para que te sientas aún más cómodo usándolas, prioriza las que están elaboradas de materiales naturales antes que las sintéticas, y si es de fibra de auquénidos como la alpaca, muchísimo mejor (pues además de lo increíblemente suaves que son, las chompas de alpaca abrigan demasiado bien).

...Y tú, ¿ya tienes tu chompa de punto grueso?
Con tecnología de Blogger.