Las capuchas


Han formado parte del vestuario masculino, principalmente en abrigos, desde siempre; sin embargo, fue casi a fines del siglo XX cuando se integraron a una prenda más "masiva": el sweatshirt, empezando, a partir de entonces, a tomar poco a poco una connotación distinta: el querer ocultarse o pasar desapercibido frente a otros; algo que, si hacemos un poco de historia, ya se usaba por los monjes desde la época medieval para, además de protegerse, aislarse del lugar en el que estaban y así poder concentrarse mejor en sus actividades religiosas. 

Ese poder del anonimato (o casi anonimato) que te puede dar una capucha fue utilizado cada vez más hasta que a partir de la década de los 90 se convirtió en un elemento clave de la vestimenta de la cultura hip hop, básicamente porque ambas se complementaban: por un lado tenías una ideología de rebeldía expresada a través de música y por el otro tenías a un elemento que te ayudaba a ocultar tu rostro, permitiéndote poder decir/hacer lo que sentías con mayor libertad. 

Pero poco tardaron las pandillas en incorporar las capuchas a su ropa de diario, lo cual derivó en la "mala fama" que fueron adquiriendo, tanto que actualmente su uso es prohibido en manifestaciones en países como Chile, Francia o Alemania.

Dsquared2  -  Louis Vuitton  -  Roberto Cavalli
Hoy la moda está decidida a darle una nueva, y mejor, oportunidad a las capuchas, gracias al protagonismo del estilo sporty que se posiciona cada vez mejor dentro de la moda (un estilo que, si el verano pasado necesitó de las olimpiadas para erigirse como la tendencia top de la temporada, el próximo verano por sí sola será una de las tendencias protagonistas, o la protagonista, de la temporada).

¿Es decir que las capuchas están de moda? Pues, aunque precisamente no sean "el must have de la temporada", están teniendo cada vez más protagonismo, pues son un elemento clave que puede ayudarte fácilmente a conseguir ese toque deportivo e informal que tanto nos gusta y que tan de moda está.


Seguramente, a estas alturas del post ya te estarás preguntando ¿y cómo debo usar una capucha sin que mi madre o mi enamorada me diga "sácate esa capucha que pareces un piraña"? Pues, eso dependerá mucho de la prenda en sí y no tanto de la capucha. Yo considero a los sweatshirts, o poleras, como los más complicados porque bordean ese límite de lo estéticamente correcto y lo que no. Mi recomendación: Huye de los estampados que se vean muy cargados, tómale mucha importancia, y ojo que esto es vital, a la talla de la polera, pues un par de centímetros más de ancho/largo te pueden sentenciar, y por último, y esta es la recomendación más segura, cuando uses una polera, evita ponerte la capucha por gusto (aunque, en general, deberías evitar ponértela con cualquier otra prenda que la tenga, a menos que la necesites).

Por las demás prendas, como parkas o sweaters, no deberías preocuparte más que en combinarlas acertadamente. ¿Cómo? Aquí te doy algunas ideas:







Cuéntame, ¿sueles usar capuchas?
Con tecnología de Blogger.