Denim: Combinaciones básicas


Dicen que surgió en la Edad Media. Se sabe que desde el siglo XVII los campesinos del sur de Francia lo empleaban como material para elaborar pantalones, casacas y chalecos. Lo cierto es que no se conoce exactamente su origen, sin embargo, siempre que hablamos de los inicios del denim, nos es imposible dejar de pensar en Levi Strauss, el comerciante de San Francisco que creo los jeans tal y como los conocemos; concebidos, gracias a su material resistente, para ser empleados en las minas, pero que no demoraron mucho en pasar la línea que dividía la ropa de trabajo con la del vestir cotidiano.

Hoy el denim es mucho más que un básico. Hoy no solo hablamos de blue jeans, sino que hablamos de todo un universo de prendas que adaptan de mil maneras a este material. Prueba de ello fue la colección FW/12-13 de Ermenegildo Zegna, una propuesta que dejó muy claro que el denim así como podía ser demasiado informal, también puede ser un material elegante cuando recibe el tratamiento indicado (Para que entiendas mejor a lo que me refiero, revisa este post).

Ermenegildo Zegna - Dsquared2 - Versace
Los límites para el denim ya no existen, cada vez este material se reinventa y nos sorprende temporada tras temporada. Sin embargo, a pesar de que a este básicos de básicos lo hemos usado desde siempre y de mil maneras, existen algunas combinaciones que siempre nos solucionarán la vida cuando queramos usar una camisa, unos jeans o una casaca de denim:


Ésta es quizá la más básica, la más grunge, la que tiene ese toque masculino que hace que te veas bien sin parecer que te has pasado horas preparando tu outfit. Y es que la camisa tipo leñador no es nada, nada sin unos jeans.


La camisa denim oscura con unos pantalones claros quizá no sea tan básica, pero sí que debería serlo. Si eres de los que le temen a los pantalones claros, agrégale una camisa de éstas y verás como puedes armar un look con actitud y perfecto para soportar casi cualquier cosa que le pongas encima.


Otra combinación básica es la de casaca denim sobre algo más casual. Tu camisa, tus mocasines y tu pantalón seguirán viéndose tan bien como siempre, solo que ahora, gracias a tu casaca, tu look adquiere más personalidad, tiene el toque de informalidad que necesitas como para no verte como un oficinista y eso habla muy bien de ti.


Por último, si lo que llevas es un pantalón y una camisa de denim, evita agregarle prendas/accesorios que hagan verte más informal de lo que ya estás. Tu mejor opción de calzado siempre serán unos botines, sobre todo ahora que el invierno lo permite, y en la parte superior alguna chompa (como las de cuello shawl) o un peacoat que le dará un plus a tu look.

Y tú, ¿cuál de estas cuatro opciones prefieres?
Con tecnología de Blogger.