LIF Week SS/13-14: VNRO


Cuando un diseñador presenta una colección sobre una pasarela, hace lo posible porque en esos minutos que dura su desfile, los asistentes vean más que prendas: vean, y entiendan, el concepto que hay detrás de ellas; de ahí la importancia de un soundtrack adecuado, de una elección correcta del orden de las salidas o de una introducción acertada. Pero si ese diseñador es Edward Venero, las cosas cambian, ya no hablamos de solo de ver y entender la colección, sino de sumergirnos en ella; sus dos primeros desfiles en Lima Fashion Week se han caracterizado por ello, se han apoyado de puestas en escena iniciales para contarnos más de la colección y lo han hecho de formas muy originales y hasta sorprendentes.

Esta vez, Edward Venero nos ha vuelto a introducir en su colección, pero de una manera distinta, a través de un video con un pequeño discurso que no nos invita a reflexionar sobre el mundo cada vez más cambiante e imponente de la moda como objeto comercial (y he aquí el primer gran referente hacia el eje central de su colección), seguido por un inicio que aún ahora me cuesta entender (sé que debe tener un por qué, pero personalmente nunca logré relacionar al surfista y su caminar lento y zigzageante con el resto de la colección).

"El sueño de San Martin" es el nombre de su colección y está inspirada en aquel sueño con las parihuanas que fue el origen de la creación de la bandera peruana. La colección mantiene la identidad nacional que caracteriza a Edward Venero, pero ha tomado un giro distinto, mucho más innovador y sorprendente. La innovación parte desde el propio estilo de la marca hasta los procesos realizados para crear la colección. Hoy vemos a un Edward Venero que no necesita solo de tejido de punto para innovar en estructuras, sino que juega y explora nuevos elementos, el neopreno es uno de ellos, es el material protagonista de la colección y el que le ha permitido, además, dar un paso más con la creación de estampados que tan bien él lo maneja, creando prendas que comparten más de un print, pero con una composición increíble (como la décima foto de este post).

Parihuanas, desiertos, palmeras... Todo nos contaba más sobre la colección, sobre una de las historias más conocidas por los peruanos y sobre las consecuencias del pensamiento de San Martin, pero, de repente, aparecieron sobre la pasarela las versiones VNRO del logo de Coca-Cola, uno de los símbolos del capitalismo más conocidos y que poco, o nada, podríamos relacionar con el discurso de libertad con el que asociamos esta colección, ¿ironía? ¿casualidad?.. Es aquí cuando entra a tallar el otro lado de la colección: el nexo entre el sueño de San Martin y el Perú de hoy, el Perú tan globalizado como el logo de Coca-Cola, el Perú del que cada vez el mundo conoce o quiere conocer. Recordemos que la colección es una reinterpretación moderna de aquel sueño y que ésta es ajena a la literalidad.

La colección reúne accesorios hechos íntegramente en impresoras 3D, como viseras, lentes, collares o hebillas, todo muy al estilo irreverente de Edward Venero... Ni el uniforme de San Martin ni el casco del regimiento Mariscal Nieto se salvaron de ser reinterpretados.

Una de las cosas que siempre voy a criticar de las ediciones de verano de LIF Week es la cantidad tan limitada de looks que tienen que mostrar los diseñadores, detalle que, en desfiles como el de Edward Venero, te dejan con la gran inquietud de saber qué más hubieses podido ver si el desfile hubiese tenido una mayor cantidad de salidas. De todas maneras, los 15 looks que pudimos ver sobre la pasarela fueron suficientes para reafirmar nuestra admiración hacia el talento de Edward Venero.












¿También te gustó la colección?

Fotos: Jorge Anaya para Vogue Perú
Con tecnología de Blogger.