Guía para combinar acertadamente camisas y corbatas


Combinar adecuadamente una camisa con una corbata no siempre es tan fácil como creemos, muchas veces pensamos que lo hacemos bien, pero la realidad puede ser distinta. Lo cierto es que hay combinaciones que no necesitan que uno domine el tema, como cuando usamos una camisa blanca, pero hay situaciones en las que necesariamente vamos a tener que ayudarnos de algunos tips para poder conseguir combinaciones bien logradas. En este post te mostraré las maneras más básicas y seguras de hacerlo acertadamente.

Pero antes hablemos del fit. Últimamente se habla mucho de lo slim fit, de una silueta más ceñida que realza la anatomía de nuestro cuerpo y ayuda a vernos más estilizados, este tipo de entalle no solo aplica a las camisas, sino también a las corbatas. Actualmente, las corbatas delgadas son las que están de moda y para usarlas debemos tener en cuenta que éstas deben combinarse con camisas que compartan también un corte slim fit, una regla básica es que nunca uses corbatas anchas con camisas ceñidas. Dicho eso, pasemos al tema central del post:


Existen muchas maneras de combinar camisas y corbatas, pero solo una te da total seguridad de que, sin importar la corbata con la cual la uses, acertarás, ésta combinación es la que tiene por fondo a la camisa blanca. Una camisa blanca combina con cualquier corbata, así ésta sea del color más llamativo o del estampado más ecléctico. En esta combinación no hay de qué preocuparse, solo asegurarse que la corbata combine con el resto de tu look.


Cuando estamos frente a una camisa de color, el con qué corbata combinarla ya no resulta tan sencillo. Para estos casos, existe una regla muy sencilla que nunca falla: combinar camisas y corbatas del mismo color pero en tonalidades distintas, siendo la camisa la del color más claro y la corbata la del más oscuro.


Al tratarse de camisas estampadas, la cosa parece ponerse aún más complicada. En el caso de las camisas a rayas, tenemos que ver los colores de las rayas de ésta y elegir una corbata de acuerdo a ello. Si lo que vamos a usar es una corbata de color sólido, hay que asegurarnos que alguna de las rayas de la camisa comparta el mismo color, o uno muy similar, con el de la corbata. Si, en cambio, se trata de una corbata a rayas, tenemos que elegir una corbata con un grosor de rayas mayor al de las rayas de la camisa y asegurarnos que ambas piezas tengan un color en común. De igual manera, cuando se trata de una corbata con un estampado distinto, hay que tener presente la misma regla del color compartido entre ambos.


El caso de las camisas a cuadros es muy similar al anterior. Es importante tener en cuenta que siempre debe existir un color en común entre ambas piezas y, en el caso de combinar tu camisa con corbatas que también tienen cuadros, hacerlo con una que tenga un tamaño o un tipo de cuadros notoriamente distinto al de la camisa.

Recuerda que, para lograr una combinación más sobria y segura, cuando combines una camisa y una corbata estampadas, ya sea cuadros, rayas, paisley o polka dots, la camisa debe tener el estampado suave y la corbata el más notorio, así evitas arriesgar en crear mezclas de estampados poco agradables.
Con tecnología de Blogger.