En búsqueda del afeitado perfecto


El afeitado es un cuidado facial inherente al hombre, todos crecemos y llegamos a una edad en la que hacerlo se vuelve una necesidad. Así seas de los que se afeitan a diario, de los que prefieren la barba de tres días o de los que la llevan al puro estilo hipster, siempre tendrás más de una experiencia que contar acerca de tu relación con la cuchilla; experiencias que, en su mayoría, no suelen ser muy gratas, pues aún con la mucha o poca práctica que podamos tener, siempre pueden surgir molestias posteriores si es que no se realiza el afeitado de forma correcta. 

Por más irónico que parezca, la mayoría de los hombres no sabemos afeitarnos adecuadamente. Generalmente, esto sucede porque no le tomamos la debida importancia al cuidado de nuestra piel pues, en muchos casos, solo invertimos en una máquina de afeitar, a la que le damos un uso casi eterno, y, con suerte, en una crema o gel para afeitado (pues hay quienes con generar espuma de un shampoo o jabón ya creen que hicieron suficiente para empezar a pasar la cuchilla).

Debemos recordar que el afeitado es un proceso agresivo para nuestra piel y que no existe manera de hacerlo sin que en ésta no se produzcan daños, aunque muchos de éstos sean imperceptibles a simple vista. Sin embargo, también debemos tener presente que existen ciertos tips para que estos daños, como irritaciones o cortes, sean mínimos y permitan que nuestra rutina de afeitado sea más confortable.


A continuación te contamos todo lo que debes saber para realizar un afeitado adecuado:

- Ten presente siempre que antes de pasar la cuchilla por tu piel, ésta necesita estar preparada. Por ello, el mejor momento para afeitarse es en las mañanas, justo después de la ducha con agua tibia (si te bañas con agua fría, mójate la cara con agua tibia antes de empezar a afeitarte), así los poros estarán dilatados y el vello húmedo, lo cual facilitará el deslizamiento de la cuchilla.

 - Aplícate un gel de afeitado adecuado, si tiene ingredientes que ayuden a reducir la irritación, mejor (recuerda que el aloe vera es un gran aliado para combatirla). Espera uno o dos minutos y empieza a afeitarte, inicialmente por las patillas, luego por la quijada y termina por la zona superior de los labios, pues ésta zona tiene los vellos más duros y darle un poco más de tiempo para que absorba mejor la espuma nos ayudará a ablandarlo más.


- Recuerda que la manera correcta de afeitarte es haciéndolo en dirección al crecimiento del vello, nunca en contra. Sí, sabemos que haciéndolo en contra logramos un afeitado más al ras, pero lo cierto es que solo conseguiremos irritar nuestra piel y generar vellos enquistados (poniendo en una balanza, no conviene). Recuerda también que la máquina de afeitar debe tener las cuchillas en buen estado, si usas máquinas desechables, te recomendamos que las uses a lo mucho tres veces, pues a medida que las cuchillas se gastan, uno necesita hacer mayor presión y las posibilidades de irritación o de hacernos heridas aumenta. Tómate tu tiempo y aféitate con calma.

- Una vez que terminaste de afeitarte, limpia tu cara con agua fría, así cerrarás los poros y eliminarás los restos de espuma que puedan quedar. Posteriormente aplica un after shave adecuado, nunca uses uno que contenga alcohol, pues solo conseguirás aumentar la irritación y resecar la piel. Te recomendamos los bálsamos con propiedades hidratantes, son las mejores opciones.


- Como tip adicional, exfolia tu piel de una a dos veces por semana, así evitarás que los poros se tapen y surjan los temidos vellos enquistados.

Recuerda que el afeitarse adecuadamente no es un tema de si eres metrosexual o no. Así como  te preocupas en limpiar correctamente tus dientes tres veces al día, el afeitado también es un tema de cuidado personal y merece que le prestemos la atención debida. Si no lo haces adecuadamente, las consecuencias de una mala afeitada solo las vas a pagar tú.
Con tecnología de Blogger.