Los básicos del hombre


La moda cambia de una manera sorprendente. Cada seis meses nos vemos frente al inicio de una nueva temporada, la misma que trae consigo una nueva ola de tendencias que buscan renovar y modernizar nuestro armario con nuevas propuestas, propuestas que rápidamente llenarán vitrinas y páginas de revistas especializadas, mientras otras irán quedando obsoletas, listas para ser reemplazadas.

Nuevos colores, estampados o prendas que se reinventan, forman parte del cambio que va adquiriendo nuestra manera de vestir con el paso del tiempo. En un sentido más amplio, estos cambios responden a una necesidad y son parte de un proceso evolutivo de prendas tradicionales que en algún momento necesitaron adaptarse, que necesitaron hacerse más cómodas y funcionales para desenvolverse en el ámbito laboral, militar o deportivo, y terminaron incorporándose al armario masculino común. Hoy estas necesidades han evolucionado junto con la percepción del hombre sobre su manera de vestir. El hombre de hoy no solo exige comodidad, sino también originalidad y diferenciación; sin embargo, estas exigencias son tan cambiantes que lo que obtenemos por respuesta son propuestas premeditadas para ver la luz con una fecha de caducidad anunciada, acelerada por el brusco ritmo que encamina a la industria de la moda.

Sin embargo, a pesar de las modas pasajeras y de las muchas opciones innovadoras que podemos encontrar en las tiendas cada temporada, existen ciertas piezas claves que se han mantenido y se mantendrán como básicos dentro del vestir masculino. Son las piezas que nunca pasan de moda y que soportan cualquier cambio de temporada, piezas que todo hombre debe tener y que, con total seguridad, va a necesitar en más de una ocasión. Su principal cualidad es la atemporalidad y comprarlas requiere un poco más de atención, pues más que de una simple compra, se trata de una inversión, ya que no existe un calendario que te indique hasta cuándo las puedes usar, lo único que te garantizará su durabilidad será la calidad de las mismas.

En los últimos años, el concepto de lo que es básico y lo que no se ha tergiversado de tal manera que es común escuchar cómo se catalogan de prendas básicas a prendas que no pasan de ser un must have de la temporada. Un ejemplo claro de lo que es una prenda básica es la camisa blanca. La camisa blanca es la primera, y mejor, opción que todo hombre tiene para acompañar su terno en una ocasión formal, es la camisa que nunca va a desentonar en la oficina y es la camisa que hasta con un par de jeans y sneakers nos hace ver impecables. Esta prenda tiene el poder de darle un toque elegante a lo que llevemos puesto, es un ícono masculino que nunca desfavorece. Mientras más simple sea, será más básica y, por supuesto, más versátil. Como segunda opción, la camisa Oxford (la clásica camisa de color azul celeste) es perfecta para reemplazarla en situaciones informales.


Otro básico es el polo blanco, sin logos ni estampados, es un básico de básicos que nos va a servir en las situaciones más informales. Es tan versátil que con unos jeans y una casaca de cuero se ve tan bien como con unos shorts y unos náuticos. Otros polos básicos son los de piqué, aquellos con el cuello tipo camisa, en colores azul, rojo y blanco, perfectos para ocasiones más casuales.


Si bien es cierto, en las últimas décadas, los jeans se han convertido en los pantalones infaltables en el armario de todo hombre al punto de evolucionar y adquirir mil efectos y cortes, unos buenos jeans azules de corte recto y de color entero serán siempre la opción más básica y necesaria para nosotros. Un blazer también es indispensable, es una prenda que le agrega masculinidad y elegancia informal a lo que llevamos puesto; siempre que pensemos en uno, debemos tener como primera opción al clásico blazer navy.

Y para cuando hace un poco de frío y surge la necesidad de una chompa ligera, lo ideal es elegirla en cuello V, pues es el tipo de cuello que más favorece y el que mejor se adapta cuando la usamos con camisas o polos de piqué. Debemos tener como primera opción siempre a una azul oscura, luego de ésta podemos optar por una en alguna tonalidad de la escala de grises.


Entre los accesorios infaltables, un par de zapatos negros tipo Oxford serán indispensables para acompañar nuestros looks más elegantes. y como segunda opción, los de color café. Asimismo, una correa clásica, lo más simple posible, será necesaria para hacer el match perfecto con nuestros zapatos. Es importante recordar que, principalmente en ocasiones elegantes, mientras el tipo de cuero y el color de nuestros zapatos sean más parecidos a los de la correa, lograremos proyectar un look más impecable. Otro accesorio infaltable es una corbata, de color entero y de seda, las básicas son de color negro, azul oscuro y guinda.


Por último, un básico de básicos: el terno. En situaciones cotidianas, nada le sienta mejor a un hombre y lo hace ver más elegante que un terno. Ya sea para una cena formal o para una reunión de negocios, un terno siempre nos ayudará a proyectar la mejor imagen de nosotros mismos. Dentro de toda la variedad de colores que existen, el terno negro es el más básico e imprescindible de todos, como segunda opción debemos tener en cuenta a los colores gris oscuro y azul marino.

1 comentario:

  1. Amigo que genial que estes de regreso muchas felicidades y un excelente post como siempre.... A darle con mucha fuerza !

    Abrazos.

    Renzo.
    www.humanoidebook.com

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.