Las Chuck Taylor All Star de Converse se renuevan


Cuenta la historia que en 1922, un joven jugador de basketball, ya conocido en el mundo deportivo, entró a las oficinas de Converse en Chicago en busca de trabajo. Y lo consiguió. Por esas épocas ser un deportista destacado no te hacía "famoso" ni era motivo suficiente para que las marcas se peleen por tenerte de imagen, así que Charles "Chuck" Taylor fue aceptado como un vendedor de las All Star de Converse, dirigidas a basquetbolistas. Debido a su excelente trabajo como vendedor y a sus sugerencias que aportaron en la mejora del diseño de las zapatillas, en 1930 Converse decidió incorporar su nombre a estas icónicas zapatillas. Fue así como nacieron las Chuck Taylor All Star.

Hoy, casi un siglo después de su creación, las Chuck Taylor de Converse, ahora en manos del gigante Nike, han sido, por primera vez en su historia, rediseñadas. Durante mucho tiempo las Chuck Taylor han sido todo menos "tecnológicas", todo lo opuesto a Nike, y ahora su nueva imagen tiene como principal innovación la incorporación de la tecnología Lunarlon, usada en zapatillas de basketball, para hacerlas más cómodas. Exteriormente, el diseño casi no ha sufrido cambios, el más notorio es la suela totalmente blanca que a partir de ahora será el standard de estas zapatillas. (Todas las novedades en este video)


Pero, ¿cuál es el camino que están tomando las nuevas Chuck Taylor? ¿Será que, por complacer a un nuevo publico juvenil, que exige cada vez más confort, están dejando de lado la esencia, adquirida a través de 98 años de historia, de unas zapatillas icónicas? Lo cierto es que, si bien las Chuck Taylor dejaron de ser, hace ya bastante tiempo, un calzado que hacía referencia a algún deporte, hoy su concepto de rebeldía, fuertemente ligado a la cultura punk, parece perderse un poco con esta nueva imagen que busca transmitir, pues como dicen por ahí: no hay nada menos punk que la comodidad. ¿O será acaso que las Chuck Taylor han empezado un camino, aunque algo forzado, hacia un nuevo concepto de rebeldía, alejado del rock and roll y sus subgéneros musicales?

Para entenderlo, es bueno conocer los cambios que han sufrido estas zapatillas, que pasaron de ser un calzado deportivo de basketball, como fueron concebidas originalmente, a ser un calzado ícono de la rebeldía juvenil.  La historia de las Chuck Taylor pasó por ser el calzado oficial de entrenamiento del ejército norteamericano durante la Segunda Guerra Mundial, a ser el calzado oficial de los jugadores de la National Basketball Leage, antecesora de la NBA, en 1949, lo cual aceleró su posicionamiento en la industria del calzado deportivo hasta la llegada de firmas como Nike y Adidas en la década de los 70's, con diseños que se jactaban de ser innovadores, técnicamente hablando, y que terminaron por eclipsar el éxito deportivo de las Chuck Taylor. Sin embargo, durante todos estos años en los que Converse había conseguido que su modelo icónico de zapatillas tuviesen éxito a escala global dentro del basketball, surgieron movimientos musicales y subculturas que terminaron adoptándolas, iniciando así una nueva corriente que llevaría a las Chukies, Connies o Cons, como suelen ser llamadas "cariñosamente", a ganar un significado de rebeldía que hasta hoy sigue siendo parte vital de su "sex appeal".

Hasta 1947, las Chuck Taylor solo estuvieron disponibles en color negro, y una vez que se introdujo su versión en color blanco, su aceptación entre el público juvenil fue en aumento, al punto de convertirse en parte del "uniforme" de adolescentes y universitarios. Ya en la década de los 50's, la subcultura greaser adoptó este calzado, al igual que los fans del rockabilly, uno de los primeros subgéneros del rock and roll. Una década después aparecieron las versiones de colores de las Chuck Taylor y ya a finales de los 70's, fueron los seguidores del punk rock los encargados de consolidar su espíritu rebelde, siendo ésta la influencia musical más marcada dentro del estilo moderno de estas icónicas zapatillas. Después vino el grunge, encabezado por Kurt Cobain y su afición a las Chuck Taylor, el g-funk y hasta, a inicios de este siglo, su relación directa con la corriente emo. Así hasta llegar al día de hoy, cuando se inicia un nuevo capítulo en la historia de estas zapatillas. Solo el tiempo nos dirá si el cambio quedará en una simple innovación "tecnológica" o si traerá consigo más que eso.

1 comentario:

  1. Al ser mas un cambio utilitario que cosmético no tendría por que acarrear un quiebre, a menos claro que el cambio se refleje en el precio de venta final, que seamos sinceros ya de por si es alto para una zapatillas de construcción relativamente simple. En cuanto a lo "no hay nada menos punk que la comodidad" después de 12 horas cualquiera se traiciona.

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.