Tips para hombres con sobrepeso


Vestir con estilo no es cuestión de delgadez, es cuestión de tener buen gusto, un conocimiento adecuado de nosotros mismos y de las herramientas que nos brinda la moda para poder proyectar lo mejor de nosotros; después de todo, la indumentaria no es más que un medio que permite expresarnos y ayudarnos a lucir mejor, y es así como debemos entenderla

Todo depende de qué tanto conozcamos nuestro cuerpo para saber cuál es la forma adecuada de ayudarlo a verse más estilizado. En el caso de las personas con sobrepeso la tarea no es complicada, básicamente debido a que la zona del abdomen es el principal área que genera volumen en nuestro cuerpo, así que tenemos claro cuál es el punto a trabajar. ¿Cómo? Presta atención a los siguientes tips:


Lo principal es usar la ropa de nuestra verdadera talla. Aunque suene absurdo, muchas personas con sobrepeso usan ropa en tallas más grandes de lo que le corresponde, pues piensan que así disimulan el sobrepeso (pero la realidad sucede todo lo contrario). Si eres L, no debes usar XL o M, pues una talla muy grande sólo aumentará la sensación de volumen en tu cuerpo y una talla muy corta dejará a la vista todo aquello que queremos disimular.

Evita todo aquello que llame la atención en la zona central de tu cuerpo como polos y sweaters con estampados y colores llamativos. De igual forma debes evitar prendas que aumenten el volumen en esa zona, como los blazers cruzados, y estampados que te hagan ver más ancho, como las rayas horizontales.

Recuerda que lo que debes buscar siempre es crear una proyección de verticalidad en tu cuerpo y eso lo conseguirás fácilmente con polos y camisas de rayas verticales, de preferencia delgadas. Además tus hombros deben verse rectos, pues los hombros inclinados sólo aportarán una sensación más redondeada a tu imagen, es por ello que no debes prescindir de las hombreras de tus blazers y abrigos, pues éstos jugarán a tu favor, al igual que los detalles en los hombros de las chaquetas, abrigos o camisas (como las de tipo militar, por ejemplo).


Evita los polos y sweaters de cuello redondo muy cerrados, los ideales para ti son los de cuello V. En cuanto al color, opta principalmente por tonos oscuros, no necesariamente negro, pues la idea no es que vistas totalmente de negro, y como segunda opción, colores en tonalidades suaves, nada que resulte llamativo. De hecho, no es que debas convertir tu closet en un lugar donde los colores vivos no sean bienvenidos, pues el objetivo de los colores oscuros es que desvíen toda atención del vientre y zonas del cuerpo con exceso de volumen, así que si te provoca usar un poco de color, hazlo pero en pantalones, shorts, gorras, zapatos, etc. De este modo atraerás la atención hacia otras zonas del cuerpo.

Cuando vistas un traje, opta por uno de color negro o de tonos oscuros y de rayas verticales delgadas, cuyo saco sea preferiblemente de tres botones. La camisa será mejor si tiene cuello inglés, recuerda evitar el cuello italiano. Con respecto a la corbata, ésta no debe ser muy ancha; si tu contextura es muy gruesa, elige una medianamente delgada, pero si tu contextura no es tan ancha, puedes usar unas corbatas skinny, la idea es que el grosor de la corbata vaya en proporción a tu contextura.

Olvídate de los pantalones con pinzas (esos que tienen unos dobleces en la parte frontal, a la altura de la cintura), no debes usarlos por ningún motivo, así como no debes usar el pantalón muy arriba. Es preferible llevar el pantalón ligeramente por encima de la cadera, ésto para evitar que te ajuste la barriga y se cree, como pasa en algunos casos, un efecto de globo a la altura del ombligo, lo cual además puede resultar incómodo.

Teniendo presente estos tips siempre, lograrás proyectar una imagen más estilizada y verte muy bien.
Con tecnología de Blogger.