Summer basics: El polo de piqué


Aunque sus orígenes se remontan al siglo XIX en la India, no fue hasta 1927 que el polo de piqué tal como lo conocemos fue estrenado por primera vez por René Lacoste en el Abierto de los Estados Unidos. Su creación, llamada el L.12.12, respondía a una necesidad de los tenistas de la época, quienes hasta entonces jugaban con un incómodo uniforme compuesto por camisas gruesas de manga larga y blazers, acompañados de pantalones de franela.

Esta nueva alternativa de mangas cortas y hecha de piqué, un innovador tejido de algodón, era mucho más transpirable y ofrecía la comodidad necesaria a los tenistas. Su cuello sin almidonar resultaba ideal para poder llevarlo alzado y así proteger el cuello del calor, mientras que su diseño con una diferencia de largos entre la parte delantera y la parte trasera del polo permitían que éste no se saliera del pantalón cuando los deportistas se agachaban.

Fue aceptada rápidamente por los tenistas y, posteriormente, adoptada también por los jugadores de polo. Con el tiempo, su naturaleza práctica y su particular diseño hicieron que su uso se extendiera más allá de las canchas de tenis y los campos de polo, y se convirtiera en una nueva prenda cotidiana del armario casual masculino, llegando a popularizarse tanto que, a través de su historia, traspasó las barreras sociales para formar parte de la vestimenta de movimientos como los mods británicos, o los hiphoperos de los suburbios parisinos.


Hoy, el polo de piqué, muy asociado al estilo preppy norteamericano, es toda una prenda básica y muy necesaria en temporadas de verano. Sus opciones en blanco, azul y rojo son indispensables en nuestro armario, mientras que sus versiones con estampados, especialmente de micro patrones gráficos, se han convertido en las alternativas más innovadoras. Y para quienes buscan firmas con tradición, las mejores opciones son las de Polo by Ralph Lauren, Lacoste o Fred Perry. 

¿Cómo usarlos? Con el último botón del cuello libre y por fuera de unos jeans para crear looks urbanos y relajados, o abotonado completamente y por dentro de unos chinos para lucir una imagen más cuidada. Adicionalmente, podemos agregarle un blazer o atar un sweater sobre los hombros para conseguir un look más preppy.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.