Una mirada a la industria del cuero en Brasil


No podemos hablar de moda e industria textil en Latinoamérica sin referirnos en primera instancia a Brasil, un país que ha sabido posicionarse como un referente no solo en la producción de materiales e insumos para la industria, sino también en innovación dentro de todos los procesos que intervienen en la creación de productos de moda. Muestra de ello es su extenso calendario de ferias textiles y plataformas de exposición de diseñadores y marcas locales, entre las cuales Sao Paulo Fashion Week es, sin duda alguna, la que merece nuestra mayor atención por ser la vitrina que ha catapultado a la ciudad paulista a convertirse en una de las capitales de la moda del mundo. 

Sin embargo, dentro de toda esta gran industria, mención especial merece el fuerte crecimiento, posicionamiento y enfoque que recibe la peletería local. Y es que Brasil no solo es el segundo mayor productor de cuero del mundo y el tercero que más exportaciones realiza de este material, sino que es uno de los que más esfuerzos ha enfocado en la sostenibilidad del cuero a nivel industrial. Su reputación se basa en tres pilares: calidad, performance y protección ambiental.


Con una producción de cuero con capacidad suficiente para exportar a 91 países alrededor del mundo, incluidos China, Italia, Hong Kong y Estados Unidos, sus principales destinos, y con políticas internas que permiten el desarrollo de una industria peletera bajo una organización envidiable, Brasi proyecta su industria a niveles que buscan consolidarla como la principal proveedora de cuero a nivel internacional. Y no solo eso. Una de sus prioridades es aumentar el porcentaje de cuero terminado que se exporta; es decir, la exportación de cuero con valor agregado, el cual  para fines del 2013 representaba el 55.1% del total de sus exportaciones, porcentaje más que optimista para el cumplimiento de sus objetivos.

Por el lado de la sostenibilidad, la industria brasileña ostenta el título del país mejor posicionado a nivel internacional en términos ambientales y de gestión de la industria del cuero, lo cual es el resultado de un esfuerzo en conjunto entre entidades del gobierno y asociaciones de empresas que intervienen en el rubro. Esta sostenibilidad sienta sus bases en tres elementos: personas, medio ambiente y negocio, y en los últimos años ha enfocado sus esfuerzos en uno de los proyectos más importantes de reuso de agua del mundo, mediante el cual las aguas resultantes de los procesos son tratadas y devueltas a los ríos en condiciones óptimas, determinadas por la legislación ambiental del país. Pero este compromiso va más allá y, además de políticas ambientales, también incluyen normas que buscan crear mejores condiciones laborales dentro de la industria.

Es así como Brasil nos demuestra que es posible crear una industria de cuero tan importante sin dejar de lado la sostenibilidad. Un ejemplo que muchos países deberíamos seguir.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.